$ 0

No hay productos en el carrito.

Envio gratuito dentro de Colombia por compras de $150.000 o más!

salsasontimbaco@gmail.com

+57 318 663 0207

$ 0

No hay productos en el carrito.

Melómanos y Coleccionistas

La música nos identifica. Es una forma de vida que no elegimos. Simplemente nacimos para amar la música, para explorarla, conocerla mejor… para disfrutarla. Esa es nuestra naturaleza.

El melómano nace, sí, pero además se forma y perfecciona. Los años permiten apropiarnos, cada vez más, de conocimientos. Pasa el tiempo y maduran los gustos musicales, aumenta el nivel de exigencia y el simple hábito de escuchar música se convierte en una continua búsqueda de espacios de difusión cultural.

Ser melómano o coleccionista adquiere matices incomprensibles para quienes no experimentan la misma pasión por la música, al punto de llegar a ser criticados y ridiculizados.

Adquirir discos de vinilo es, acaso, el grado máximo de la melomanía.

Coleccionar es un hábito milenario que con el tiempo se transformó en arte. Y más allá del debate psicosociológico que se puede plantear acerca de las sensaciones y emociones que brinda el hecho de adquirir discos viejos o nuevos, usados o sellados, regalados, intercambiados o comprados, coleccionar termina convirtiéndose en una íntima necesidad. Por eso, recorrer tiendas musicales y mercados de las pulgas de diferentes ciudades, escarbar en las ventas de garaje y entre los discos polvorientos de los comerciantes informales de la carrera séptima, intercambiar piezas con nuestros amigos o comprar por internet, instintivamente se convierte en algo rutinario. Rutina que se ve recompensada cuando hallamos el preciado LP que siempre hemos buscado. Y entonces todo cobra sentido cuando ese objeto circular, con surcos que almacenan ritmos, sonidos y voces que percibimos placenteras, hermosas, mágicas, nos brinda una inmensa sensación de placer.

La pasión por la música también nos brinda la posibilidad de conocer gente que comparte nuestros gustos, de hacer buenos amigos, de ser calurosamente acogidos en otras ciudades, de hacer parte de colectivos culturales, de trabajar silenciosa o públicamente para preservar la cultura de adquirir y escuchar música en su formato original. Porque si hay algo que identifique al amante de la música afroantillana es su orgullosa condición de melómano. Aparte de los salseros, difícilmente existe otra comunidad de coleccionistas que tenga la misma fuerza, organización, unión y dedicación, pues fueron ellos quienes salieron por primera vez a los parques y calles con sus cargamentos de vinilos para crear puntos de confluencia cultural. Fueron quienes trazaron la senda.

Actualmente en las principales capitales del país, como en muchos otros municipios, se han institucionalizado los encuentros de melómanos y coleccionistas como parte de su identidad cultural: Cali, Bogotá, Medellín, Manizales, Barranquilla, Cartagena, Palmira, Armenia, Pereira, Ibagué y Villavicencio, son algunas de las ciudades con mayor tradición en la realización de estos eventos, donde no sólo se les da cabida a quienes conservan la memoria histórica de los artistas sino además hay espacio para componentes académicos, baile artístico, comercio de vinilos y accesorios, y conciertos de grandes exponentes del género.

La salsa está vigente gracias a sus seguidores. Colombia ha vuelto a retomar el calificativo de capital mundial del ritmo por la acogida del público a sus artistas legendarios, por la calidad de sus orquestas, por tener a los mejores bailarines del mundo, por ser cuna de importantes investigadores y escritores, pero sobre todo, por preservar la cultura del vinilo, fenómeno comercial que día a día revive mágicamente. Pese a la invasión de géneros musicales foráneos como el reguetón – que en Puerto Rico desplazó de manera despiadada el gusto juvenil por otros ritmos antillanos – la buena salsa tiene asegurada su permanencia en el gusto de los colombianos por muchos años, gracias a una pasión que se mantiene intacta y que por fortuna encuentra cada vez más promotores y difusores que trabajan titánicamente para conservarla en la memoria y gusto colectivo.

Y todo, gracias al poder de la música, como lo dijo Emil Cioran: “fuera de la música, todo, incluso la soledad y el éxtasis, es mentira. Ella es justamente ambos, pero mejorados”.

Recientes REVIEWS

Buena Vibra Sextet – Flor de Verano

Luego de seis años regresa el Buena Vibra Sextet...

Papa Orbe y Los Científicos del Sabor – Sabor y Medio

El veterano maestro tresero, arreglista y cantante cubano Papa...

Eliane Correa & La Evolución – Signo de Fuego

La pianista y compositora Eliane Correa nos presenta "Signo...

Interactivo – En Fa Sostenido

Interactivo, el ensamble musical y experimental cubano dirigido por...
spot_img

Reviews Destacados

Frankaly Lavoe And His Mambo Jazz Orchestra & Jay Schiavo – Papillon

Sello: 3 Sound Records Año: 2015 / Formato: CD

Osdalgia – Suenan Los Cueros

"Ay José" Una de las cosas que admiro de...

Quarter Street

Quarter Street una agrupación formada en 2011 en Melbourne,...

Moise Gonzalez – Irrepetible

Hace pocos meses desde Tenerife en Islas Canarias, el...

Libre

Regresa en este 2013, esta vez con su cuarta...
spot_imgspot_img

Freddy Cruz: El Vikingo de la Salsa

Por: John Jairo Usme MARCO ALFREDO DE LA CRUZ GROSSER llegó al mundo un 28 de octubre de 1955 en el barrio Chiquinquirá, de Barranquilla,...

La Negramenta en Cali, un final merecido para una espera de 10 años

El pasado 21 de Diciembre de 2018, los salseros y melómanos caleños tuvimos el inmenso placer de ver por primera vez en vivo a...

Los Hacheros, un éxito anunciado

El pasado viernes 8 de septiembre del año en curso, ceso la espera para ver a una de las bandas de la actualidad que...